11 septiembre 2012

Lo fatal

Nunca he hablado en este blog, pues lo que me interesa es que ustedes conozcan las palabras inspiradoras de todos lados y épocas. . .  Hoy, haré una única excepción, le quiero agradecer con todo mi corazón, a  mi hija mayor , que me hizo leer este poema tan profundo y revelador. Gracias mi vida. !!!!

DICHOSO el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
¡Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos
y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...

1 comentarios:

ivan-medina dijo...

Así en la cosa amiga.... la vida consciente te resulta una pesada carga para las almas puras.

Publicar un comentario